martes, 31 de julio de 2018

Falta de transporte convierte el país en un caos


Es común en estos días ver como los venezolanos se desplazan en su mayoría durante las mañanas y en las tardes para ir a sus lugares de trabajo o estudio y regresar a casa. Suelen ser kilómetros los que recorren a diario, sin otra opción pues la falta de vehículos del transporte público es notoria y significativa.

Además las pocas busetas que trabajan han modificado sus rutas, haciéndolas mucho más cortas y cobrando por ello un pasaje que para cualquier empleado con un sueldo mínimo es difícil costear. Algunos transeúntes han dado a conocer que antes si duraba 15 minutos para el traslado algún sitio, ahora se convierte hasta en dos horas, entre el tiempo que duran esperando y caminando, disminuyendo así su calidad de vida.

Los transportistas lo que alegan ante esta situación es que la falta de repuestos y los altos costos les impide mantener sus unidades, por lo que se ven obligados a abandonar las líneas a las que pertenecen y trabajar en otro oficio un poco más rentable para vivir.